miércoles, 8 de julio de 2009

Antenas y chimeneas

...Y se oyó una voz al fondo:
-Paren el ascensorrrr no quiero seguir bajando!
Lo que ocurría era que quería estar en la azotea, viendo el cielo, tejados, antenas y chimeneas. La ciudad, la gente caminar con prisas por las calles y los coches circulando, deteniéndose a un tiempo y volviendo a empezar.
Pero el ascensor bajaba al sótano y a ella no le gustaba porque estaba muy oscuro y olía a humedad. Sólo oía los ruidos de las calderas y eso le asustaba.
Decidió pulsar el botón de STOP con un fuerte golpe. El ascensor obedeció parando en seco, ahora solo hacía falta comenzar a subir. Ahí se encontraba la complicación, no había botones de subida.
¿Cómo funcionaba entonces? Era el deseo, las ganas, el tesón era ella quien ponía en marcha el motor, quien controlaba la subida, pero también, quien ponía los obstáculos con sus miedos que hacían bajar vertiginosamente la máquina.
Ahora estaba parada, había pulsado el STOP, tenía en sus manos la oportunidad.

5 comentarios:

  1. Pues dila que se tranquilice, porque yo he visto muchas pelis de acción y se que hay que hacer en estos casos:
    1. Abre la trampilla del techo.
    2. sube a la parte de arriba.
    3. se agarra a las cuerdas.
    4. le pega un tiro a la argolla.
    5. sale disparada a la azotea.

    Por si acaso dila que se agache un poco al llegar arriba, que un guarrazo a esa altura no es bueno... y si no tiene pistola que arranque los cables a patadas.

    Oye, que ya tengo los brazos abiertos para pegarte unos achuchones del copón!!!!

    ResponderEliminar
  2. ay! me ha gustado, mucho. graciasssss!!!!!
    extraño las habladas por msn!
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues de que llegara es mas que seguro... sin duda alguna cuando se quiere se puede...

    jajajaja cris buenos consejos eehh!!! ya una pelicula de accion...

    besos

    ResponderEliminar
  4. pues nada, calma, inspira expira, inspira, expira y...... en nada llegará, todo es más fácil cuando vencemos la barrera del miedo, los "límites" que nos limitan y nos asusta traspasar... pero una buena "vista de pájaro" merece la pena! ánimo!!

    ResponderEliminar