viernes, 3 de abril de 2009

El bosque donde no tienen nombre las cosas.


Alicia llegó a un campo abierto, con un bosque en el otro extremo. Era mucho más oscuro que el anterior en el que había estado. Le dió miedo entrar pero no quiso retroceder entre otras cosas porque era el único camino para llegar a la Octava casilla.
El bosque donde no tienen nombre las cosas, ¿Qué le pasará a su nombre cuando entre? ¿Qué les pasaría a nuestros nombres si entrasemos?
Como todos los bosques es frío y sombrío y experimentas placer al entrar después de haber estado en un campo abierto al sol pasando calor. Pero Alicia ya no se acordaba el nombre a donde había entrado, ni bajo qué se encontraba. Pensó que no tenían nombre cuando en realidad era que no lo recordaba.
Se dió cuenta de lo que pasaba y decidida intentó recordar. Inútil, todo inútil, estar decidida no es suficiente sólo recordaba que ella comenzaba por "L".
-No, no, Alicia no comienza con "L" no te das cuenta! En este bosque por mucho que te esfuerzes no lo conseguirás. Tienes que salir. Pero como vas a salir si no recuerdas que quieres hacerlo, que debes hacerlo porque todo lo que deseas, todo lo que eres está ahí fuera.
Un cervatillo se le acercó y Alicia sorprendida de que no se asustase de ella, le preguntó su nombre. El cervatillo la llevó fuera del bosque para poder decirselo y en ese mismo instante se dió cuenta de que la niña era un ser humano y echó a correr.
Pobre Alicia, otra vez sola. El cervatillo apareció cunado le necesitaba, le prestó ayuda y ni si quiera pudo darle las gracias.
Estoy segura de que Alicia quería conocerle, tener la oportunidad de que fuese su amigo.
Al igual que Alicia para llegar a dónde queremos tenemos que entrar en el bosque. Eso da miedo, miedo de que no haya nadie que te ayude a salir, miedo de quedarte allí para siempre y sobre todo miedo a perder. Porque perderás de todas formas. Si no consigues salir te quedarás sin los recuerdos que verdaderamente merecen la pena; Y si sales perderás a quien te sacó, sólo será alguien más que pasó demasiado rápido en tu vida

10 comentarios:

  1. Eso quien lo dijo... Sartre o Platón? porque Descartes no, que nunca hablamos de estos temas... a no ser que me hubiera mentido durante tantos años... es lo que pasa por salir con un filósofo... jajajajajjaaj

    ResponderEliminar
  2. genial!!! Si es que se echaban de menos tus post, arquera XD.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. buen fin de semana gato pasota! jajaja

    ResponderEliminar
  4. te adoro! en serio! me has regalado un abrazo con este post! que increible post! wao! un beso enorme !!!!

    ResponderEliminar
  5. Preciosa... me gusta la forma en q escribes y como puedes transmitirnos esos sentimientos que salen de ti...

    Puedo me permites ser tu cervatillo, dime q si... prometo no salir corriendo de tu lado... deja que tome tu mano y te haga salir de ese bosque... aunque hay algo que no cambiara y es que no quiero que digas gracias me conformo con verte levantada...

    dime que si... prometo no dejarte sola...
    besos preciosa... y un abrazo grande...

    ResponderEliminar
  6. Pero también mola poder entrar en un área donde las cosas no tengan nombre, y por lo tanto carezcan de significado y connotaciones. Todo está por inventar,todo es virgen. No existen los prejuicios. No me iportaría pasear por ese bosque y vaciar la mochila de mi vida.
    Bonito post.

    Un saludo guapetona-

    ResponderEliminar
  7. holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    el bosque se ve espeso ehhhh? pero incluso así, seguro que tiene algún claro que otro, de esos tan estupendos gracias a los cuales se ve brillar la luna en la oscuridad de la noche..... besos besos

    ResponderEliminar
  8. Preciosa forma de comparar las vivencias... ;)

    Siempre hay algún ciervo dispuesto a ayudar.

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar